jueves, 3 de septiembre de 2009

CORTINAS DE OCASO

Un piano,
la levedad del crepúsculo
liando sombras en tintes de exilio,
un sauce con sus últimos sollozos
en la desnudez de la hierba aniquilada,
nuestros ojos sin hallar el horizonte...

(telón)
<---El teatro retraído del poniente
enrojece con el negro irremisible
de los maderajes huérfanos
de estrellas.


(las notas del piano son apenas un martilleo sordo)






© Juan José Mestre


--->